Masaje Tradicional Tailandés Ver más grande

Masaje Tradicional Tailandés

OFF0003254848

New product

El masaje tailandés o masaje thai es un tipo de masaje -o masaje perceptivo- que consiste en un masaje de estiramiento y de profundidad. Esta forma de trabajo corporal se realiza generalmente en el suelo, con el paciente vestido con ropa cómoda que permite el movimiento.

Más detalles

999999 artículos

35,00 € IVA incluído

Más


El masaje Tradicional Tailandés o Masaje Thai es un técnica milenaria que se realiza en un futón en el suelo, aplicándose a todo el cuerpo, de pies a cabeza.

Su origen es milenario, fue creado por el doctor cercano a Buda con la intención de mantener su salud y la de sus discípulos en un estado óptimo, el Dr. Shivago así se llamaba, fue recolectando todas las técnicas que le parecían interesantes de las diferentes medicinas asiáticas durante el transcurso de peregrinación con su paciente, destacando como principal la filosofía yóguica y la medicina ayurveda.

Con el paso del tiempo se fueron creando dos métodos distintos de aplicación, uno empleando más la digitopuntura y el otro la apertura del cuerpo con amplios estiramientos, ambos sin modificar ni alterar los principios curativos ni objetivos terapéuticos generales, ya que dichas técnicas son las encargadas de desbloquear tanto el cuerpo físico, el emocional y el mental, permitiendo estén en perfecta armonía evitando la enfermedad o desequilibrio.

Si tuviéramos que definirlo de alguna manera, diríamos que es como una práctica de Hatha Yoga pero pasiva, por este hecho se le llama el Yoga de los Perezosos. Combina diferentes técnicas y manipulaciones en forma de presiones y estiramientos con el objetivo de liberar tensiones del cuerpo y ayudar a que este se autorregule por sí solo, caracterizándose por ser un masaje fuerte, profundo e intenso pero en ningún caso debería ser doloroso, el terapeuta tiene la responsabilidad de valorar el grado de presión que va a utilizar dependiendo del umbral de sensibilidad que presente cada receptor.

Generalmente durante una sesión se trabaja en las cuatro posturas anatómicas, decúbito supino, prono, lateral y sentado, a no ser que se realice un trabajo más específico y se emplee otra combinación.

Se empieza desde los pies en dirección ascendente para estimular el retorno de la sangre al corazón, calentando el cuerpo progresivamente a nivel musculoarticular antes de realizar grandes movilizaciones como podría ser la postura de la Cobra, el Arado, la Vela o el Saltamontes.

A diferencia de los masajes convencionales, en el tailandés se usan tanto las manos, como los dedos, codos, antebrazos, pies, rodillas, piernas. Visto desde fuera es como una preciosa danza, donde receptor y terapeuta se fusionan en plena armonía.

BENEFICIOS:

- Mejora la postura, al estirar la musculatura y movilizar la columna es sus cuatro movimientos.

- Tonifica el sistema nervioso.
- Activa el sistema linfático.
- Incrementa la flexibilidad de la musculatura, fortalece los ligamentos y tendones. Evitando lesiones musculoesqueléticas.
- Mejora el riego sanguíneo.
- Regula los estados de ánimo, armonizando la conexión entre cuerpo, mente y alma.
- Fortalece el sistema inmunológico.
- Disminuye el estrés. Aportando un alto grado de relajación.
- Disminuye el insomnio, ansiedad, fatiga...
- Mejora la capacidad respiratoria.

Duración: 1 hora y cuarto